Blog

Lunes, Agosto 28, 2017, 17:03 | No hay comentarios »

Ahora que salimos de viaje la intención no debe de ser esclavizarnos como padres al sueño de nuestros hijos pero así cómo cuidamos sus horarios de comida y no esperamos a que mueran de hambre para darles lo primero que encontramos de comer, deberíamos de cuidar también su sueño y no forzarlos a dormir como sea en donde sea porque tampoco es sano. No es buena idea atiborrar la agenda de actividades – ahora que tenemos un bebe el ritmo tendrá que ser un poco más lento para que todos lo puedan disfrutar.
 
Tips prácticos para estas vacaciones:


• Anticipa sus ventanas de sueño: si sabes que tu hijo no aguanta más de 2 horas despierto trata de que a las primeras señales como bostezo o tallarse los ojos lo pongas a dormir. No esperes a que ya esté estresado y gritando, ya que esto le genera estrés innecesario al bebé y altera toda la dinámica familiar.

• Mantente en rutina: intenta en la medida de lo posible seguir sus horarios de dormir-comer- jugar y sobretodo que tu reacción si despierta en la noche sea congruente con lo que harías en casa – ¡no abras puertas que no te gustaría mantener abiertas a tu regreso!

• Planea: se vale hacer una que otra siesta en cuna o coche pero trata de que al menos una siesta al día la haga en su cuna. Si es que lo duermes en la carriola puedes planear que para el resto de la familia sea la hora de comer para que no todo el tiempo que esté dormido la carriola este en movimiento ya que los bebes no tienen un descanso realmente restaurativo.  Si el bebé no pudo hacer buenas siestas en el día, trata de acostarlo temprano y si por el contrario sabes que vas a tener que acostarlo tarde, entonces enfócate en que haga buenas siestas.

Bebé durmiendo en las vacaciones
• Empaca: Lleva contigo los accesorios y/o componentes importantes de su rutina como su objeto de seguridad, música, saco de dormir, trapito o cobijita que le gusta, juguetes de tina, cuento, etc. Si vas a volar y no quieres cargar con cuna viajera, avisa con anticipación para que te aparten una cuna en el hotel ya que siempre hay un número limitado.• Organiza los espacios: si es posible duérmelo en otra área que no sea contigo o al menos que no te vea en el mismo cuarto. Puedes improvisar con algún mueble, tela o de alguna manera seccionar el espacio. Esto evitará que cuando regreses de las vacaciones, no le sea difícil la separación de dormir en otro cuarto. ¡No olvides tu monitor!
• Prepara el black out: Mantén la oscuridad para que su descanso sea mayor y de mejor calidad. Puedes colgar una cobija en la ventana o llevar una cinta adhesiva negra para pegar en las orillas donde se mete la luz. Si duerme contigo evita prender la televisión.

• White Noise o ruido blanco: hay ruidos que no podrás controlar en tus vacaciones. Para evitar que estos interrumpan el sueño de tu bebé, lleva una máquina de white noise o descarga una app para que te ayude a enmascarar los gritos de los primos o el ruido del pasillo.

• La rutina da seguridad: seguir su rutina consistente durante las vacaciones es esencial porque dentro de todo lo desconocido que representa para ellos viajar a otro lugar, la rutina será su ancla de seguridad y les traerá calma sabiendo que se seguirán todos los pasos que conocen y al final vendrá su momento de descansar. Esto mantendrá un  hijo más tranquilo, evitarás lagrimas y berrinches y además podrá lograr un sueño continuo y reparador durante la noche

• A tu regreso: retoma la rutina y los horarios lo antes posible. Él sabe distinguir, siempre y cuando tú seas firme, que la vacación ha terminado y los limites han regresado.

R E C U E R D A: Si cuidas el sueño de tu bebé asegurarás que tu pequeño tenga el descanso necesario para estar sano y feliz en el día a pesar de estar fuera y que no se vea afectado su sueño nocturno. De esta manera toda la familia estará descansada para para poder disfrutar las vacaciones.
 
Lo más importante: ¡disfruta tus vacaciones!

Si tienes alguna duda o quieres sugerir temas relacionados, por favor déjame un comentario.


Lunes, Agosto 28, 2017, 17:01 | No hay comentarios »

Lunes, Agosto 28, 2017, 13:55 | No hay comentarios »

Este domingo adelantaremos nuestro reloj una hora por lo que felizmente cuando nuestros bebes despierten a las 7am ahora serán las 8 am. Este es el cambio de horario que a mi me gusta, es por así decirlo, “el cambio fácil”  en donde en algunas ocasiones podemos ganarle una hora extra a aquellos bebes destinados a madrugar.

Recuerda que entre más pequeño sea tu bebe es más susceptible a un estado de sobre-cansancio si pasa demasiado tiempo despierto, así que debemos poner atención a sus señales de sueño para acostarlo al primer bostezo y no esperar a que ya esté irritable.  Es por eso que la opción más recomendable es ir haciendo un ajuste gradual en su horario de 15 min en 15 min.

Tú conoces mejor que nadie a tu bebe y sabes si es adaptable o sensible a los cambios. Si tienes uno de esos bebes o toddler al que hay que cuidarle el sueño, por ejemplo aquel que cuando no toma una siesta, todo se viene abajo, entonces te recomiendo anticipar e ir haciendo el cambio gradualmente. Si es de este último grupo (mis hijos lo son) la manera de ajustar es 3 o 4 días antes acostándolo 15-20 min antes de su hora normal, es decir si lo acuestas a las 7 pm ahora lo podrías acostar 6:40 pm y de la misma manera despertarlo 20 min antes al otro día, la siguiente noche a las 6:20 y así sucesivamente para de esta manera cuando llegue el cambio de horario, lo acostaras a las 6 que en el nuevo horario serán las 7 pm y ya estará ajustado.

Ahora que si tienes la suerte de tener un bebe adaptable puedes simplemente cambiar al nuevo horario, es posible que tarde un poco más en quedarse dormido pero en unos días máximo una semana su reloj biológico estará adaptado.

Otra opción es no hacer el cambio. Esto aplica para bebés que actualmente se despiertan muy temprano, sin embargo si hoy en día ya acuestas a tu hijo alrededor de las 8 pm, no aplica porque sería demasiado tarde y no sería adecuado para su edad.

Consejos para hacer más fácil el cambio

Oscuridad: Alrededor de las 8 semanas de vida el reloj biológico de los bebés madura y tenemos conocimiento del día y la noche regulado por luz y oscuridad. A partir de ese momento ya es recomendable dormir a los bebés con oscuridad incluso en las siestas. Es indispensable contar con un cuarto 80-90% oscuro para poder secretar la cantidad suficiente de melatonina, que es la hormona responsable de inducir y mantener el sueño. Por lo anterior te recomiendo tener persianas blackout, y colocar cinta negra o tela oscura en las orillas para evitar que la luz que ahora tendrás al acostar a tu bebé lo distraiga.
Rutina consistente: los niños que tienen una rutina establecida se adaptan más fácilmente a los cambios, por eso es importante contar con una que sea agradable para tu bebé. Esta debe de consistir en una serie de pasos predecibles a la hora de acostarse. Esto ayudará a que sin importar la hora, tu hijo se vaya relajando y esperando el momento de dormir. También será muy útil para viajes en donde el cambio de horario sea más drástico.
Hora de dormir: Cuida que tú bebé no se duerma más tarde de las 7:30 pm (viejo y nuevo horario). Acuérdate que es mucho más sano acostar a un niño relajado que uno bajo el estrés del cortisol por haber tenido demasiada estimulación antes de acostarse o por haber estado mucho tiempo despierto y ahora estar sobre-cansado.
La verdad es que sin importar cual sea el enfoque ante el cambio de horario, los niños se van ajustando a lo largo de las próximas semanas de manera que vuelven a su ritmo biológico natural. Por más que tu intentes conservar el delicioso horario de 8-8, ellos irán acomodando la hora hasta llegar al horario que fisiológicamente sea el más adecuado para ellos. Estas recomendaciones son para que pueda ser más llevadero el cambio y no sufras en esas semanas de ajuste.

Si tienes alguna duda o quieres sugerir temas relacionados, por favor déjame un comentario.
 

Dra. Elisa Sacal Dumani
Medico Homeópata y Sleep Coach Infantil certificada por el FSI en NY



(c)2017, Todos los derechos reservados